¿QUÉ ES TAS?

"La acción política es ser capaz de pasar de la agitación a la construcción. Entendemos que si queremos ser parte de la conversación, tener un puesto en la mesa, debemos ser actores válidos y la única forma de hacer eso es jugando con las reglas del sistema.

Nuestro sistema político se puede transformar y no con subversión o destrucción, sino re-diseñándolo con las herramientas que hoy tenemos a disposición. Sabemos que el desafío no es tecnológico, el desafío es cultural, el desafío es encontrar, diseñar, crear, empoderar los conectores que pueden innovar, transformar ruido y silencio en señal y finalmente traer nuestra democracias al siglo XXI." Reflexiones de #PiaMancini

¿Qué es innovar en el sector público? Para responder al interrogante anterior adherimos al postulado del Department of Business, Innovation and Skills – BIS, UK (2010) quien define a la innovación como el proceso de identificación, verificación, aplicación y difusión de ideas que agreguen valor

Fruto de la experiencia, de los errores y de los aciertos, estamos convencidos de que la estrategia AcerTaS! es el eslabón perdido de la innovación en el sector público. Una idea que desafía a todos los actores sociales que se encuentran aglutinados en una problemática multifacética: Tracción a Sangre. 

Hoy en día los gobiernos y las administraciones públicas enfrentan una nueva frontera de desafíos que no dudamos en catalogar de disruptivos y que no dispone de precedentes que nos permitan valorar en propiedad el profundo cambio que trae aparejado. En un mundo golpeado por recientes crisis de diversa índole, cuyos efectos se han hecho notar en recortes fiscales y ajustes presupuestarios, en la imperiosa necesidad de hacer más con menos, en la urgente prerrogativa por aprovechar recursos y capacidades (inclusive más allá de los límites del Estado), el espacio y dimensiones de la gestión pública tal como la conocíamos hasta ahora está dando un giro radical en cuyo eje se entremezclan fenómenos de carácter político, económico, tecnológico y muy fundamentalmente, cultural.

Es un hecho comprobado (y el que aún nos neguemos a reconocerlo y actuar en correspondencia complica más el asunto) que el modelo de burocracia estatal heredado del siglo XX está totalmente desbordado por las nuevas realidades emergentes. En definitiva, no es posible gestionar y resolver la complejidad de los problemas públicos en el siglo XXI con una infraestructura estatal (institucional, organizativa y de gestión) que se muestra totalmente anacrónica, desfasada, ajena y distante, y principalmente disfuncional en contraste a las propias características que presenta su reflejo en el espejo de la sociedad, donde fluyen nuevas fuerzas vivas, nuevos espacios de articulación, una nueva cultura que sobre la base del paradigma digital y de las redes, promueve la colaboración, la creación conjunta, la innovación social desde, para y a través de los propios ciudadanos (Ramírez Alujas, 2010).

De lo anterior surge la necesidad de dar paso a un enfoque de Gestión 2.0, donde los sistemas de gestión sean reconfigurados en torno de las metas de adaptabilidad, innovación, compromiso y responsabilidad. AcerTaS! es un puntapie inicial para ello porque invita a las administraciones públicas a evolucionar: en donde un modelo de gestión pública puede convertirse en una parte fundamental del ecosistema social que uniría a los ciudadanos, las comunidades y las empresas no mediante la absorción de nuevas responsabilidades o la construcción de capas adicionales de burocracia, sino a través de la voluntad de abrir procesos que anteriormente permanecían cerrados y compartir espacios de trabajo conjunto, a través de la apertura de datos públicos, el uso intensivo de la innovación abierta, y la invitación a trabajar bajo modelos de co-diseño, co-creación y co-producción de servicios a partir de considerar nuevos esquemas que posibiliten aprovechar la inteligencia colectiva y lo que se ha venido llamando “sabiduría de la multitud” (Surowiecki, 2004).

¿Cómo se logra la Gestión 2.0 con AcerTaS!? Se propone incorporar a la estructura estatal dos enfoque claves:

a) El enfoque del pensamiento de diseño

Un valioso enfoque alternativo que ha venido siendo utilizado para liderar procesos de cambio y gestión de la innovación en el sector público es el llamado “pensamiento de diseño”. Este enfoque supone fijarse en cómo los gestores públicos piensan y actúan cuando diseñan e implementan políticas y servicios, y centra la mirada tanto en el diseño como marco de referencia (o filosofía de gestión) como en el diseño como una práctica constitutiva del quehacer vinculado a gestionar. De manera sintética, apela a impulsar un proceso creativo que pretende resolver los retos cambiando la forma en que se enfrentan, desde una metodología basada en la empatía, la contextualización y el prototipado (como forma no convencional de resolver la complejidad implícita en la resolución de los problemas públicos). 

El diseño como una práctica implica la aplicación de herramientas tales como la resolución de problemas críticos, la participación de los usuarios y el pensamiento sistémico . Visto de este modo, la aplicación del pensamiento en diseño como modelo emergente supone una nueva forma de ver el mundo, de aproximarse a las restricciones (tan frecuentes en el sector público) de una manera holística, multidisciplinaria e inspiradora. En definitiva, de pasar de “diseñar para el usuario/ciudadano” a “diseñar con él”.

Entonces ¿cómo se piensa la estrategia AcerTaS!?Se toma como base los siguientes principios rectores:

  1. Identificar el problema: Que incluye la definición del problema a través de una lluvia de ideas, el descubrimiento de las preguntas que necesitan ser respondidas, el establecimiento de espacios de empatía con el usuario final y la comprensión integral del problema. Una parte importante de este proceso es el estudio etnográfico o la investigación contextual para observar a los usuarios finales en su propio contexto y desarrollar soluciones de acuerdo a sus necesidades; 

  2. Creación de plan: De manera rápida, barata y en un escenario o contexto de flexibilidad. Incluye la participación de los usuarios finales o interesados, la visualización de la solución, el descubrimiento de múltiples soluciones y apertura a nuevas miradas, y el intercambio de ideas sin prejuicios; 

  3. Prototipos: Incluye ideas de diseño, la co-generación de opciones de solución y propuestas seminales de estudio, consulta y colaboración; 

  4. Pilotaje: Esto implica probar el diseño, utilizar narrativas acerca de la solución y la forma en que ella se integra en una organización y el rediseño, si no cumple con la satisfacción de las necesidades o la resolución del problema; 

  5. Implementar el cambio: Lo cual puede suponer la contratación, reestructuración o consciente de que la solución; 

  6. Evaluación: Se trata de analizar los aspectos positivos y negativos del programa (de cambio implementado en la fase piloto) y el sustento de ese nuevo conocimiento para cotejarlo y contrastarlo con el (potencial) diseño de nuevos proyectos e iniciativas.

b) El enfoque de co-creación (co-diseño, co-producción)

Para algunos autores, la clave para fomentar la innovación en el sector público dice relación con incorporar el concepto de “co-creación” (Bason, 2010) a la idea de crear valor para la sociedad (valor público/valor social). Ello supone la construcción de un ecosistema que implica cuatro cambios simultáneos en cómo crear nuevas soluciones. Todo ello asume cerrar la brecha entre el reconocer la importancia de la innovación (discurso) y hacer algo concreto sobre ella (prácticas).

  1. Conciencia: Pasar de un proceso de innovación “por azar” hacia un enfoque consciente, ingenioso y sistemático;

  2. Capacidad: Transitar desde el foco en la gestión de recursos humanos a la construcción de capacidades de innovación en todos los niveles y como eje fundamental a considerar en cuestiones de estructura (organizativa);

  3. Co-creación: Desplazarse desde la ejecución de tareas y proyectos (rutinarios) a “orquestar” procesos de co-creación, generando nuevas soluciones con los ciudadanos, no “para ellos” sino “con ellos”; y

  4. Coraje: Moverse desde la mera “administración” de organizaciones públicas (bajo el peso de lo operativo y rutinario) a liderar con coraje la innovación en, a través y más allá del sector público.

En tal sentido, Bason define la co-creación como un proceso sistemático de creación de nuevas soluciones “con las personas, no solo para ellas”, con un alcance más amplio que permita sumar a más ciudadanos, aplicando un nuevo modelo de gestión del conocimiento (cualitativo, de primera mano) que se sustenta en un tipo diferente de proceso (impulsado por el pensamiento de diseño). Adicionalmente, afirma que sólo mediante la participación de los interesados en el diseño de servicios (co-creación) se puede hacer que los ciudadanos participen de manera más activa y habitual en la prestación de servicios (co-producción).

AcerTaS! cuenta con un kit de herramientas técnicas que posibilitan establecer un escenario innovativo de cara a los retos que impone la tracción a sangre en las urbes latinoamericanas. Somos innovación. Somos evolución.*

*La estrategia AcerTaS! fue distinguida como política pública innovadora en el marco de las Primeras Jornadas Regionales de Políticas Públicas Innovadoras en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNCuyo. Las mismas se desarrollaron los días 9, 10 y 11 de Septiembre 2015 con el objetivo de vincular expertos en la temática con gestores y responsables de equipos de gestión del nivel provincial y nacional.

Texto adaptado: Innovación en las organizaciones y servicios públicos: ¿El eslabón perdido? Bases para la transición hacia un modelo de innovación abierta y colaborativa. Álvaro V. Ramírez-Alujas. Estado, Gobierno, Gestión Pública Revista Chilena de Administración Pública ISSN 0717-6759 Nº19 (2012) pp. 5/50.

ÚLTIMAS NOVEDADES