NOVEDADES

"De niña fui carretelera y no me avergüenza seguir trabajando en la calle"

María Magdalena que se convirtió en la primera mujer Recuperadora Urbana. La joven de 28 años entregó su caballo y a cambio recibió una motocarro. “Ahora tendré más tiempo para estar con mis hijas”, expresó.

Luego de analizarlo durante mucho tiempo, María Magdalena Martínez decidió ingresar al Programa de Sustitución de Vehículos de Tracción a Sangre que impulsa la Municipalidad de Godoy Cruz. El viernes recibió formalmente su motocarro y se convirtió en la primera Recuperadora Urbana.

“Siento un gran orgullo de ser la primera Recuperadora Urbana. Sé que mi vida va a cambiar y el tiempo que perdía en recolectar cosas por la calle con mi carretela ahora lo recuperaré para estar con mis hijas”, dijo a El Sol María Magdalena.

La carretela como medio de vida

María Magdalena proviene de una familia humilde. Tiene diez hermanos y una vida muy ligada a la pobreza, aunque aclara que “nunca me faltó nada, mi madre nos dio todo”.

De chica aprendió a manejar las carretelas y nunca se bajó. Hoy, recién a los 28 años, decidió dejar el moro que la acompaña desde hace 10 años para mejorar su calidad de vida. “Lo hice por mis hijas, creo que cambiará un poco mi vida, al menos, estaré menos tiempo en la calle”, aseguró.

Sin apelar a la victimización, María refirió que la calle es dura y complicada pero nunca encontró otro modo para sobrevivir. “De chica lo hago, ya me acostumbré, con mis hermanos nos criamos de ese modo y nunca nos faltó nada”, expresó.

A remarla en la calle

Los días de María varían unos de otros. Lo que sí se repite de lunes a lunes es su salida a la calle, allí tiene que rebuscársela para encontrar cartones, plásticos y comida.

“No es fácil pero ya me he hecho conocida y en distintas verdulerías y panaderías me guardan los desechos. A veces encuentro ropa, juguetes para las nenas. La calle es dura, pero a mi me gusta, me distrae. Todos los días me sorprendo con algo nuevo”, aseguró.

La joven arranca a las 8 y culmina a las 12 para llevar a las nenas a la escuela: “Siempre llegaba a las corridas porque me demoraba mucho en la calle, hay días buenos y otros no. Sin embargo, mi meta era llegar a las 12 para darles de comer y de ahí a la escuela. Lo único que les exijo es eso: que estudien. Es la única herencia que recibirán”, expresó.

María es madre soltera, por ende, sostén de familia. “Muchas veces me ha pasado que no he tenido para darle de comer a mis hijas, sin embargo, la calle me salvó. Me crié así, en la calle y no reniego de eso”, expresó.

Hoy con esta nueva oportunidad laboral que le da el municipio, María podrá mejorar su vida: “Creo que será un buen cambio, con esto demuestro que sí es posible progresar, salir adelante. Cuando uno se lo propone lo logra. Mi madre me inculcó ese modo de vida y yo lo haré con mis hijas”, culminó.

Acerca del Programa

Con el Programa de Sustitución de Vehículos de Tracción a Sangre se busca generar conciencia por el respeto de los equinos, brindar mejores condiciones laborales y minimizar los accidentes viales.

Los Recuperadores Urbanos tienen que circular por un circuito de recolección determinado para que no se generen microbasurales clandestinos. “Además se llegó a un acuerdo con los mayoristas que compran papel y vidrio para que tengan un precio diferencial con nosotros”, manifestó María.

Respecto a los caballos que son entregados por los carreteleros son trasladados a Córdoba al "Santuario Equidad", un lugar en donde reciben animales de toda las provincias. Este santuario lo componen un grupo de personas que se dedican exclusivamente al cuidado de los equinos y principalmente a los que vienen maltratados.

Fuente: http://www.elsol.com.ar/nota/301822

Imágenes Relacionadas