NOVEDADES

Comunicado de la Plataforma Animalista de Rosario y la Campaña Basta de TaS.

Desde la Plataforma Animalista Rosario, coalición de organizaciones que impulsa y representa el Programa Basta de TaS (tracción a sangre) en la ciudad, queremos expresar nuestra alegría frente al anuncio del Ejecutivo Municipal en materia de tracción a sangre.

Festejamos que se tenga en cuenta la problemática social, ambiental y animal que implica la tracción a sangre y se haya tomado la decisión de comenzar, quizás a destiempo pero nunca tarde, un programa de sustitución de equinos.

Paralelamente a dicho acuerdo en las intenciones del Ejecutivo, queremos plantear también nuestro escepticismo desde un punto de vista técnico, pues gracias a nuestra experiencia en supervisar, observar y acompañar decenas de programas de sustitución en todo el continente, es que vemos en esta propuesta una serie de "pinchazos" que deberían ser resueltos con suma celeridad antes de que acaben siendo el cimiento de un fracaso.

Vivimos en estos días un sentimiento "alegría escéptica”, esperanzados a la vez que preocupados, ya que el programa fue lanzado de forma imprevista, sin consenso con el Concejo Municipal y mucho menos teniendo en cuenta a las ONGs y activistas independientes que en los cuatro años que lleva incumplida la ordenanza nos hemos ofrecido reiteradas veces a apoyar, acompañar y asesorar en el cumplimiento de la misma, y el ejecutivo de la cuidad jamás nos ha recibido ni ha tenido en cuenta las propuestas de un programa que ya funciona de manera exitosa en varias ciudades del país y el continente.

Más allá de las intenciones y formas, vemos en este proyecto errores técnicos de fondo que, de no remediarse, lo destinen al fracaso.

A continuación detallamos los errores de base que se comenten en el planteamiento inicial del programa "Andando", propuesto por el Gobierno de la cuidad, y por el cual auguramos este escenario desolador.

1. La alternativa.

Las bicicletas o carros a mano no son una alternativa laboral para el reciclador.

Los Recicladores Urbanos utilizan los caballos para cargar una media de 350 a 400 kilos de material por cada viaje, algo que no podría hacerse mediante las tecnologías propuestas.

La postura de los recolectores es diversa.

Muchos han afirmado que aceptarían un motocarro (con las debidas medidas de alfabetizacion para obtener el carnet de conducir en los casos necesarios, debiendo ser provistas las mismas por el municipio, profundizando la inclusión social); este es un hecho que ya se replica en varias ciudades del país, donde los motocarros ya entregados están siendo utilizados por los recolectores y han expresado su conformidad con los mismos.
Otros, consideran viables otras opciones de inclusión laboral (que de hecho hay muchas).

Pero todos coinciden en que la bicicleta o el carro manual no son opciones correctas.

Del mismo modo, no detectamos un avance significativo en el progreso moral de nuestra sociedad si reemplazamos la tracción a sangre animal a la vez mantenemos y fomentamos la tracción a sangre humana.

La revolución industrial sirvió al humano para solucionar el dilema ético de la esclavitud en un modelo desarrollista, sirvió para aliviar el trabajo muscular agotador en el campo, en el acarreo, en la carga y el peso, por tanto sirvió para evitar preceptos como el propuesto por el programa "Andando".

Nos oponemos rotundamente a reemplazar carros tirados por caballos a carros tirados por humanos, máxime teniendo en cuenta los espantosos trastornos físicos que trae para los trabajadores ese tipo de trabajo.

Somos defensores de los animales porque defendemos la dignidad implícita en la propia existencia y entendemos el derecho como un mecanismo para evitar el daño, y ante una propuesta de este tipo intuimos que nunca alcanzaremos a ser una sociedad más justa si no somos tenidos en cuenta todos sin excepción, incluyendo en ese "todos" a los olvidados y los discriminados, entre ellos los animales y las clases populares.

Más allá de los aspectos morales que no queríamos dejar mencionar, en un sentido técnico esas opciones también son de dudosa efectividad, pues existen sobrados precedentes de fracasos utilizando estas opciones de tracción humana como las bicicletas, como fue el caso de la ciudad de Santa Fe en 2011.

2. El censo

La única parte de la ordenanza que se aplicó correctamente, fue el registro de los equinos y las familias a cargo de los mismos. Esto fue en el año 2012.

El programa “Andando” se basa en este censo, registrando 1837 equinos y 1391 familias dedicadas a la recolección informal. Habiendo transcurrido casi tres años, es lógico que muchos de esos equinos ya no estén en circulación (por muerte, robo, venta,etc) y que muchas familias se hayan incorporado a esta actividad en los últimos años. Al ser una actividad informal tiene una altísima variabilidad de bajas y altas, mucho más que actividades laborales formalizadas.

Por otro lado, en el censo de 2012 el mismo gobierno municipal informó que no todos los recolectores fueron a registrarse (por miedo o desconfianza), por lo tanto no solo en ese momento no se tenia un registro real sino que sumado a los puntos del párrafo anterior, se demuestra que no se sabe de forma certera las cifras de la ciudad y quienes hace años venimos trabajando en el tema y recorriendo los barrios, sabemos que son muchos más.

3. El destino de los caballos.

El programa "Andando" destinará a los equinos en parte al corralón de Control Urbano, con una capacidad limite para 100 animales y el resto, según nos ha informado la Secretaria de Ambiente, a una granja perteneciente al gobierno provincial, sin darnos detalles sobre la misma.

Es logística y aritméticamente imposible albergar mas de 1000 caballos en un mismo predio, especialmente si esto se hace, como plantea el programa , en un plazo de pocos meses, sin un programa de adopciones como instancia posterior promovido e impulsado con los mecanismos publicitarios con los que cuenta la administración.

Esto nos hace dudar de la efectividad y sobre todo del destino de los animales, pues sabemos que hay un mercado negro de carne de caballo creciente en nuestro país y que ante la falta de alternativas para ubicar a todos los equinos, y ante el descontrol de un programa aplicado con tanta urgencia, acabará haciendo de ésta una posibilidad mas que probable, aunque se la niegue tajantemente.

En este escenario, no vemos que sea asumida la reivindicación del movimiento animalista y de la sociedad rosarina que exige un destino digno y saludable para esos animales.

4. Persecución a los trabajadores.

Teniendo en cuenta las experiencias previas, es seguro que muchos recolectores no acuerden con el programa y no accedan a registrarse hasta que la administración les genere "confianza", la palabra mágica de este tipo de procesos.

El programa “Andando” plantea que luego del plazo estipulado para el registro, entrega del equino y elección de la alternativa laboral (durante Marzo y Abril), se extremarán los controles de circulación de carros y se retirarán todos los carros y equinos circulantes. A estas personas que no se han registrado y se les retire el carro NO SE LES OFRECERÁ ALTERNATIVA, por lo que tememos que se comience una persecución hacia aquellos recolectores, dejándolos sin medio de trabajo, como “castigo” por no haberse inscripto en el programa.

Si la sustitución, que esta muy bien planteada en la ordenanza se hubiese hecho en los plazos que la misma establecia (15% el primer año, 35% el segundo año y el 50% restante el tercer año), esto no sucedería.

Conclusiones.

Más allá de los aspectos técnicos que señalamos en este comunicado, que orientan a la ciudad a nuevo fracaso en materia de tracción a sangre si es que no se toman las medidas adecuadas, existen otras reflexiones que no queremos olvidar mencionar.

En primer lugar, recordar que nuestro programa se ofreció en varias ocasiones para asesorar de forma abierta, gratuita y directa al Municipio y dicho asesoramiento jamás fue aceptado por el Gobierno de la Ciudad.

En segundo lugar, resaltar que los años electorales suelen ser propicios a este tipo de actos demagógicos, carentes de todo contenido y compromiso real, máxime cuando se tuvieron 5 años, un presupuesto, una Ordenanza aprobada por unanimidad, y el apoyo irrestricto del movimiento animalista y de la sociedad en general, de acuerdo con la medida, para avanzar en la materia.

No entendemos por qué, casi sin apoyos sociales y a pocos meses de las elecciones, el Ejecutivo se plantea una aventura tan alocada como acabar en tres meses lo que no pudo ni censar en cinco años.

Desde la Plataforma Animalista Rosario y el Programa Basta de TaS pedimos abiertamente al Gobierno Municipal de Rosario una explicación detallada, clara y verídica de la no aplicación de la Ordenanza 8726/2010. Puesto que no tuvimos un Gobierno competente, como mínimo exigimos un Gobierno sincero.

Es por eso que solicitamos que el Ejecutivo Municipal, desde las Secretarías a cargo de este programa, abran el dialogo y finalmente nos reciban para poder despejar estas dudas. Pedimos un proceso abierto y transparente, con todas las garantías de participación de afectados por la medida.

Como siempre, ofrecemos el asesoramiento necesario para que este programa se transforme en un verdadero cumplimiento de la ordenanza y sea exitoso y favorecedor para los recolectores y los animales. Apoyaremos sin duda, como lo estamos haciendo en otras ciudades del país, al Municipio, si se compromete a trabajar de manera seria en este tema.

El objetivo de este comunicado no es otro que el de llamar la atención de la administración, del gobierno y de la ciudadanía rosarina en general, de modo que podamos reconducir una buena intención hacia una buena práctica, ahorrar recursos públicos y tiempo, y no desperdiciar la poca confianza mutua que las partes se tienen entre sí.

Ni caballos esclavos, ni humanos excluidos.

Redacción BastaDeTaS!

Imágenes Relacionadas